Parto en Quirón

marzo 16, 2009  


Muchas mujeres tienen dudas a la hora de ingresar en una clínica pública o privada para dar a luz. En mi caso tenía las mismas dudas, ya que tengo un seguro privado y podía optar por ambas opciones. Al final me decante por la clínica Quirón porque me habían hablado bien de ella, además esta muy bien el hecho de tener una habitación individual y una cama para el acompañante.

El ingreso fue un lunes a primera hora y en principio iba a ser un parto inducido, ya que venían dos pequeñines y estaban colocados cabeza abajo. Cuando ingrese la matrona me puso el gotero y las correas y acto seguido rompió las bolsas de líquido amniótico. La verdad, es que senti un dolor muy fuerte. A partir de aqui me toco una espera interminable para ver si dilataba o no.

A media mañana, me bajaron a quirófano y me pusieron la epidural solo había dilatado 2 centímetros. Después segui esperando y a mediodía como no conseguí dilatar más me hicieron una cesárea.

El día del parto y el siguiente fueron de mucho dolor, no me podía mover y si venían las enfermeras a cambiar las sábanas veía las estrellas. Menos mal, que cada día me iba sintiendo mucho mejor. Al día siguiente me obligaron a levantarme y ducharme y aunque fue muy costoso creo que fue fundamental para empezar a recuperarme con rapidez.

También el día del parto venían cada veinte minutos y me apretaban la tripa, me imagino que para echar la sangre y ayudar a encogerse el útero.

Después de cinco días me dieron el alta y en casa un poquito de reposo y tras quince días a disfrutar de la vida con mis pequeños.

En el hospital el trato por parte del personal fue normal y la comida estuvo bastante bien.

Los bebés los tuvimos en la habitación casi todo el día, excepto por la mañana que se los llevaba la pediatra para hacerles una revisión. También se los llevaban a las siete porque era la hora del baño. Y de una a seis pedimos que se los llevaran a nidos porque estabamos echos polvo. Pero si hubieramos querido podríamos haberlos tenido en la habitación.

En cuanto a la lactancia, les daban al principio un poco de agua con glucosa y al segundo día como perdieron peso nos dijo la pediatra que convenía darles un poco de leche de fórmula. Al salir del hospital seguí dándoles una alimentación mixta, primero pecho y luego biberón. Me hubiera gustado no darles biberón pero tampoco note una crecida de leche espectacular simplemente que me ponía los bebés al pecho e iban chupando. Todavía no sé si cuando pase algún tiempo la producción de leche será mayor y podré alimentarlos solo con mi leche materna pero de momento lo más importante es que los pequeñines estén bien y engorden.

Para la que tenga dudas si ingresas en Quirón debes llevar varios camisones y al menos una bata, braguitas de algodón gigantes para que no molesten a la herida o desechables, aunque éstas son más incómodas y si has engordado mucho y sufres retención de líquidos quizás no te sirvan. Para el peque debes de llevar pañales y bastantes bodys y pijamitas porque los cambian con mucha frecuencia, además de las cosas de aseo, toallitas húmedas, agua perfumada, etc.

En general, la valoración de la experiencia ha sido bastante buena, excepto por el hecho de que intentarán parto natural lo pasara mal durante cinco horas y luego hicieran cesárea tan rápido, conozco casos que han esperado hasta veinticuatro horas para ver si se llegaba a dilatar, no cabe duda que una cesárea es mucho más agresiva para la madre y traumática para los bebés.

| Más



Dejar un comentario