La relación de nuestro hijo con su entorno

mayo 27, 2009  


Muchos estudios coinciden en que el comportamiento interpersonal, los primeros años de nuestro bebé, es crucial en las futuras capacidades que desarrollara para establecer relaciones con el resto de personas. Para desarrollarse en el aspecto social, de la lengua e intelectual, los pequeños deben tener contacto humano continuo. Tanto con la familia como con otros niños y adultos.

aprende_a_relacionarse

Aunque nuestro bebé tenga pocos meses, el encuentro con otras personas le ayudará a educarle en el respeto hacia los demás, le enseñará a compartir y a no considerarse el centro del mundo. Ya que, si bien los adultos siempre están a su servicio, le será muy beneficioso el compartir sus vivencias con otros niños que tienen las mismas exigencias que él y que no están dispuestos a darle siempre la razón.

El empujar a nuestro hijo desde pequeño a relacionarse con otros niños y tener nuevas experiencias le servirá de estímulo y le ayudará a comprender que para instaurar y mantener una relación de amistad es necesario sintonizar con el comportamiento de los demás.

También es muy beneficioso para el desarrollo social del pequeño el que se relacione con niños algo mayores que él. Ya que representan una especie de puente entre dos mundos, el suyo que es el infantil y el de los adultos. Además representan un modelo, al alcance de la mano, que el niño puede observar para crecer.

Por otro lado, también los abuelos con su experiencia, desarrollan una importante función social y de entretenimiento, ya que están más cerca que los profesores y educadores, y sin embargo suelen ser más pacientes y menos severos que los padres.

| Más



Comentarios

Una Respuesta a “La relación de nuestro hijo con su entorno”

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. [...] Muchos estudios coinciden en que el comportamiento interpersonal, los primeros años de nuestro bebé, es crucial en las futuras capacidades que desarrollara para establecer relaciones con el resto de personas. Para desarrollarse en el aspecto social, de la lengua e intelectual, los pequeños deben tener contacto humano continuo. Tanto con la familia como con otros niños y adultos.  [...]



Dejar un comentario