Mi niño tiene fiebre

junio 26, 2009  


La fiebre es un mecanismo defensivo del organismo frente a infecciones que le atacan. Es una señal de que el organismo está luchando contra una infección o bien tratando de resolver una alteración general no infecciosa como una deshidratación. Muchas veces los padres se dan cuenta de que un niño tiene fiebre porque no quiere jugar, no tiene apetito, o se encuentra cansado.

La fiebre o temperatura varía según el lugar donde se coloque el termómetro y la hora del día en la que se registre. La fiebre en un bebé lactante se toma introduciendo ligeramente el termómetro en el recto durante un minuto. Muchos padres, asimismo, toman la temperatura de sus hijos en la axila colocando la punta del termómetro en contacto con la piel durante cuatro minutos. También existen unos termómetros especiales que se colocan en el oído y dan la medida de la temperatura en unos segundos. En general, no son adecuados para niños menores de dos años porque el conducto auditivo es todavía demasiado pequeño.

nino_con_fiebre

El tradicional termómetro de mercurio sigue siendo muy fiable aunque, hoy en día, tiende a ser sustituido por los digitales que, además de tener un precio asequible, ofrecen mayor seguridad y exactitud.

El hecho de dar a un niño medicamentos antitérmicos no acelera la curación del proceso que causa la fiebre. Por otra parte, constituye un error pensar que los antibióticos son buenos para combatir la fiebre. Estos fármacos son muy útiles para luchar contra las bacterias, pero no son nada efectivos contra enfermedades producidas por virus.

Consejos para combatir la fiebre en niños y bebes:

  • No alarmarse: La causa más frecuente de fiebre en un niño es un proceso vírico que acabará resolviéndose por sí solo.
  • Medicaciones antitérmicas: Los antitérmicos se pueden administrar cuando el niño tiene fiebre y está incómodo. Así se mejora el ánimo del pequeño, su apetito y sus ganas de jugar. Se suelen administrar a partir de los 38,5ºC de temperatura, aunque este dato es orientativo, porque no existe un límite de temperatura a partir del cual se aconseje el uso de fármacos.
  • El niño debe beber abundantes líquidos (agua, zumos de fruta natural, leche, caldos, etc).
  • No debe forzarle a comer.
  • Se puede bañar al niño en agua tibia, nunca en agua fría, y ponerle paños húmedos en la frente y axilas. No mojar al niño con paños humedecidos con alcohol ni con agua fría.
  • Asegurarse de que esté cómodo.
  • Debe llevar ropa ligera y dormir sólo con una sábana.
  • Permanecer en el domicilio. Mientras el niño tenga fiebre es preferible que se quede en casa descansando. Tampoco es recomendable que vaya a la escuela, ya que estará más cansado e incómodo.
| Más



Comentarios

3 Respuestas a “Mi niño tiene fiebre”

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. [...] muy frecuente en los consultorios pediátricos. El dolor de cabeza suele aparecer acompañado de cuadros febriles, congestión nasal o mucosidad y pueden presentarse después de esfuerzos prolongados como la [...]

  2. [...] con una simple faringitis. De todas formas, lo más frecuente es que se presente acompañada de fiebre y un aumento de los ganglios en la zona del [...]

  3. [...] la temperatura corporal del pequeño. Para bajar la fiebre, se podrá administrar un fármaco antipirético para aliviar el dolor de las glándulas parótidas [...]



Dejar un comentario