El deporte en los niños

julio 27, 2009  


Para cualquier niño pequeño, toda actividad deportiva puede considerarse como deporte.

A partir de los tres años el deporte tiene efectos beneficiosos para el desarrollo físico e intelectual del pequeño. A esta edad, el deporte ayuda a un desarrollo armonioso del cuerpo, aumenta la capacidad cardíaca y respiratoria, cuyos beneficios se prolongarán hasta la edad adulta. Pero, además, ayuda también al niño a situarse mejor en el espacio, a utilizar mejor sus capacidades motrices y gestuales y a ordenar a su cerebro los gestos no habituales.

nino_haciendo_deporte

A los tres años, la elección de actividades deportivas es bastante limitada. A esta edad sólo pueden ser iniciaciones. El cuerpo del niño aún está formándose y no puede soportar sin riesgo verdaderos esfuerzos físicos. El niño puede hacer gimnasia a base de ligeros movimientos y de trabajar el equilibrio. Algunos niños se sienten más atraidos por la danza rítmica, que se parece a la gimnasia con una noción de ritmo.

El niño de tres años puede iniciarse en la natación, tomar contacto con el agua, aprender a desplazarse ayudado por flotadores de brazos. El esquí también está a su alcance. Su flexibilidad le dará mucha más soltura en las pendientes cubiertas de nieve. Lo mismo ocurrirá con los patines sobre hielo.

El deporte será más interesante para él si lo practica en familia; además se convertirá en otra forma de comunicación. Practicar un deporte cuando se es muy joven es también beneficioso para la formación del carácter. Enseña el esfuerzo, la perseverancia, la ayuda mutua… Es una auténtica iniciación a la vida en sociedad.

| Más



Dejar un comentario