Los masajes del bebé

agosto 30, 2009  


Los masajes ayudan a relajar al bebé, favorecen el desarrollo de su musculatura y ayudan a desarrollar su comunicación corporal.

Los masajes están desaconsejados para bebés que padecen fragilidad ósea, problemas musculares o afecciones cutáneas. Además se recomienda no dar un masaje al bebé justo después de ser alimentado.

masaje del bebé

Antes de comenzar el masaje se aconseja lavar las manos con agua caliente para que el contacto sea más agradable, usar un aceite vegetal neutro y frotarse las dos manos para que el producto se extienda.

El masaje en la cara y los hombros del bebé
Con el niño tumbado hacia arriba coloque las palmas de sus manos en la parte superior de la cabeza y descienda suavemente hacia la frente y las sienes con movimientos circulares y de poca presión. A continuación con los pulgares en la base de la nariz deje que resbalen hacia las orejas, a las que también se dará un ligero masaje, con movimientos circulares hacia los lóbulos.

El masaje en los brazos y piernas del bebé
Mientras sujetas la mano del bebé con la mano izquierda, con la derecha asciendes a lo largo del brazo, hasta el hombro, con movimientos suaves y circulares. Desciende después deteniéndote en el codo con movimientos circulares. A continuación, coloca las manos alrededor de los tobillos del bebé y asciende hasta las rodillas; después hacia la parte de arriba de los músculos y vuelve a descender repitiendo la acción en sentido inverso.

El masaje en las manos y pies del bebé

El masaje en la palma de la mano del bebé debe ser con movimientos circulares. Puede estirar ligeramente sus dedos de arriba hacia abajo. El bebé también aprecia el masaje en el puente del pie, en este caso deberá efectuar pequeños movimientos circulares en toda la planta, sin olvidar los dedos.

El masaje en el pecho, vientre y espalda del bebé

Apoye las manos en el pecho del bebé y descienda lentamente hasta sus ingles, después vuelva a ascender hasta el pecho. En el vientre efectue pequeños movimientos circulares. Para masajear la espalda coloque al bebé boca abajo y apoye los dedos en la zona renal donde acaban los gluteos. Asciende lentamente hacia los hombros, por ambos lados de la columna vertebral y al llegar a los omoplatos realice un pequeño movimiento hacia el exterior y vuelva a descender con suavidad hacia la zona renal.

| Más



Dejar un comentario