Parto en casa

septiembre 1, 2009  


Un parto de urgencia en su casa y sin ayuda médica le puede poner los pelos de punta a más de uno. Es bastante improbable que hoy día se de el parto en casa o en el asiento trasero del coche, ya que suele haber tiempo para conseguir ayuda. No obstante, conviene estar preparado por si en algún caso no pudiera tener ayuda médica.

Consejos para enfrentarse a un parto de urgencia:

- No se deje dominar por el pánico. Pida una ambulancia y comuníquele a la telefonista la fecha de salida de cuentas, el nombre del hospital y cualquier necesidad médica especial.

- Ayúdela a estar cómoda. Tranquilícela y ayúdela a echarse en la cama o en el suelo, con las rodillas dobladas y separadas.

- Limpiese bien. Lávese las manos con agua y jabón; no use desinfectante. Cubra la zona donde va a nacer el bebé con sábanas o toallas limpias.

- Dígale cuándo tiene que empujar. No deje que empuje hasta que vea la cabeza del bebé. Si ella quiere empujar demasiado pronto, haga que jadee o sople. Solo cuando la cabeza del bebé asome por la entrada de la vagina debe decirle a su compañera que empuje durante cada contracción mientras cuenta hasta diez.

- Sostenga la cabeza del bebé. Apoye la mano con mucha suavidad en la cabeza para que no salga de golpe. No tire de la cabeza; esta saldrá de forma natural.

foto de parto

- Ayude al bebé a respirar. Mientras sale la cabeza, sosténgala entre las manos. Cuando haya salido, pídale a su compañera que deje de empujar. Si el cordón umbilical está alrededor del cuello, compruebe que está flojo y hágalo pasar con cuidado por encima de la cabeza del bebé. Límpiele la mucosidad de la nariz y la boca con la punta de una toalla limpia.

- Ayude a salir al bebé. Coloque las manos a los lados de la cabeza y con gran suavidad llévela hacia abajo. Pídale a su compañera que empuje al mismo tiempo, hasta que aparezca el hombro que se presenta primero. Ahora levante la cabeza cuidadosamente y sosténgala mientras aparece el otro hombro y el resto del cuerpo, lo cual sucederá bastante rápido. Si los hombros se quedan atascados en cualquier momento, pídale a su compañera que empuje con fuerza; no tire del bebé.

- Drenaje de fluidos. Inmediatamente después del nacimiento, coloque al bebé sobre el vientre de la madre con los pies más altos que la cabeza, para que pueda expulsar los líquidos por la nariz y la boca.

- Envuelva al recién nacido. Use toallas o mantas limpias para envolverlo y dejarlo sobre el abdomen de la madre. No lo lave ni le corte el cordón umbilical.

- Ayude a sacar la placenta. Si la ambulancia todavía no ha llegado, su compañera puede tener que expulsar la placenta. Cuando haya salido, guárdela en una bolda de plástico. Masajee con suavidad el abdomen de su compañera, justo por debajo del ombligo, para estimular la contracción del útero y contener la hemorragia del punto donde estaba la placenta.

| Más



Dejar un comentario