Las contracciones en el parto

septiembre 3, 2009  


Una serie de estudios han descubierto que el bebé es quien primero indica que está preparado para nacer, probablemente entre tres y cuatro semanas antes de que empiece el parto.

La preparación del bebé para nacer

Antes de nacer, el bebé tiene que haber madurado lo suficiente para sobrevivir fuera de su ambiente uterino. En el útero dependía de la madre para que le proporcionara oxígeno y nutrientes y eliminara residuos, pero en cuanto nazca, su propio cuerpo tendrá que asumir el control de esas funciones vitales. Así pues, cuando el cuerpo del bebé está lo suficientemente maduro, su cerebro envía señales hormonales a la placenta para que produzca enzimas, que ayudarán a que sus órganos vitales maduren y estimulen el parto.

contracciones uterinas

Reacciones químicas durante el parto

A medida que se acerca el parto, el cerebro del bebé estimula su glándula pituitaria para que libere una sustancia química llamada adrenocorticotrofina (ACTH) que, a su vez, estimula la emisión de otra sustancia química, el cortisol. Ambas sustancias pasan desde el cuerpo del bebé a la placenta, que reacciona convirtiendo la progesterona en estrógeno. Esta fase es fundamental, ya que la progesterona es la hormona que impide que los músculos del útero se contraigan al principio del embarazo y el estrógeno se encargará de desencadenar las contracciones del parto.

Cuando la cabeza del bebé presiona contra el cuello del útero, se envía una señal al cerebro de la madre para que estimule su glándula pituitaria y libere oxitocina. La oxitocina es una hormona que hace que los músculos del útero se contraigan, obligando a que la cabeza del bebé avance al interior del cuello del útero y continuando así el ciclo de contracciones. Además, la oxitocina estimula la emisión a la sangre de unas sustancias químicas llamadas prostaglandinas, que intensificarán las contracciones de los músculos uterinos. Este proceso se va haciendo más fuerte durante el parto y tiene como resultado el nacimiento del bebé. Es un proceso en el que la madre y el bebé trabajan al unísono para encontrarse finalmente.

Preparación del canal de parto

Hasta el momento del parto, el cérvix ha mantenido el útero cerrado, con todos sus tejidos y tendones firmes. Es a la hora del alumbramiento cuando el cérvix se ablanda y dilata, permitiendo que las contracciones musculares del útero impulsen al bebé por el canal de parto.

Varias semanas antes del parto, mientras la placenta produce más estrógeno, el cérvix empieza a prepararse y se va ablandando. Cuando empieza el parto el cérvix se ablanda, se acorta y se dilata para permitir que pase el bebé. De nuevo, son las señales químicas emitidas por éste las responsables del inicio de este proceso.

Todos estos cambios hormonales preparan los senos y la producción de leche que luego alimentará al recién nacido, este proceso culminará cuando el bebé empiece a succionar el seno de la madre.

| Más



Dejar un comentario