La ablación: una barbarie injustificable

noviembre 6, 2009  


La ablación es una de las mayores barbaries que puede padecer una mujer. Hoy día nos preguntamos cómo es posible que en un mundo tan desarrollado como el que vivimos todavía sucedan estas atrocidades en algunas partes del planeta.

Las estadísticas nos dicen que más de dos millones de niñas están expuestas cada año a éstas prácticas, siendo ya más de cien millones de mujeres víctimas de este tipo de mutilaciones. La excisión se sigue practicando en más de treinta paises africanos y, no solamente allí, sino que dentro de las comunidades de inmigrantes que viven en Europa, América, Asia y Australia también se practica.

ablación ó mutilación genital femenina

Cada vez son más los organismos internacionales y las organizaciones que luchan para la abolición de ésta práctica, que viola despiadadamente los derechos del ser humano, considerando inadmisibles y crueles aquellos argumentos que pretenden legitimarlas alegando razones religiosas, culturales y tradicionales (la “salíndé”).

Las comunidades que practican la ablación lo hacen como un ritual para convertir a la niña en mujer adulta y que pueda casarse. Algunas comunidades alegan que a través de esta práctica intentan que la mujer no sea infiel, no sea promiscua y que solo engendre hijos de su esposo.

La mutilación genital puede darse en diferentes grados, es decir se puede extirpar una parte del clítoris o la totalidad del mismo. La infibulación se considera la práctica más agresiva de todas ya que consiste en extirpar tanto el clítoris como los labios mayores y menores. En este caso, queda una abertura muy pequeña para menstruar y orinar.

No cabe duda de que la ablación debería estar prohibida y duramente castigada. Así como también se debería instaurar el derecho de asilo internacional a nivel mundial para todas aquellas mujeres y niñas que se sientan amenazadas en sus países de origen por este tipo de violación. Ya que las consecuencias de la ablación en muchos casos son mortales para las niñas que las sufren y en otros casos son fatales ya que la mayoría de las víctimas que son sometidas a la mutilación genital padecen un sufrimiento difícil de imaginar: sangrados, dolor y traumas de por vida, infecciones, problemas de esterilidad, complicaciones en el parto, imposibilidad de mantener relaciones sexuales sanas y satisfactorias, etc.

Desde aquí, me uno en la lucha contra la ablación y pido a todo el mundo que tome conciencia del problema y unamos nuestras fuerzas para gritar a los cuatro vientos: ¡NUNCA MÁS! ¡NUNCA JAMÁS!.

| Más



Comentarios

Una Respuesta a “La ablación: una barbarie injustificable”
  1. Norma dice:

    Esto de la ablación es más que un crimen, deberían de matar a quien hace estas prácticas, me siento horrorizada de aceptar este hecho.

Dejar un comentario