Alimentación de un bebé de doce meses

marzo 26, 2010  


Al cumplir el año la dieta del niño se diversifica notablemente. Aumenta la ingesta de yogures y otros productos lácteos, así como de leche de vaca. El niño ya esta en condiciones de comer un poco de todo.

Se recomienda relegar a un segundo plano la batidora en la preparación de las comidas, ya que ahora puede tomar purés más grumosos, comenzando primero por aplastar la patata con un tenedor o desmenuzando el pescado, aunque se tarde algunos meses más en introducir la carne troceada. Conviene que el niño se vaya aconstumbrando poco a poco a masticar y a digerir lo que come ya que empieza a familiarizarse con los alimentos solidos.

Los nuevos alimentos se deberán de introducir por separado, para averiguar si pueden producirle algún tipo de reacción. Conforme el niño se va acercando a los dos años sus gustos se van definiendo, al mismo tiempo que pasa por una etapa de reafirmación. A veces se puede negar a comer un alimento y más tarde saborearlo tranquilamente. Hay que respetar sus gustos, dentro de unos límites y ampliar su menú ofreciéndole nuevos sabores siempre manteniendo la calma.

A partir de un año, los niños podrán comenzar a tomar pasta hervida, con un poco de tomate y queso rallado, o arroz blanco. Cerca de los dos años también podrán comenzar con los purés de legumbres, aunque en pequeñas cantidades y cocidos con arroz, patatas o cereales.

Su menú, poco a poco, va cambiando y sus pautas alimentarias y su dieta se va pareciendo a la de un adulto, con cuatro comidas principales: desayuno con lácteos y cereales, purés de verduras con carne y una fruta a trocitos a mediodia, un yogurt o postre lácteo en la merienda, y la cena a base de tapioca, sémola de trigo o maicena, un poquito de pescado, una zanahoria rallada y una compota de manzanas o queso fresco.

| Más



Dejar un comentario