Ayudar al bebé a expulsar los gases

junio 5, 2011  


Los buenos modales han cambiado con las épocas: antaño era bien visto el eructo después de haber ingerido gran cantidad de comida en un banquete. Hoy en cambio, dicho acto resulta demasiado desagradable y es condenado. Pero, a su vez, es nuestro aparato digestivo el que nos está pidiendo auxilio y reacciona de esa forma cuando comemos.

El estómago es un órgano en forma de bolsa con numerosos músculos, situado debajo del diafragma. Suele contener cierta cantidad de aire, que, al ingerir comida, se llena el estómago con una mezcla de alimentos masticados y saliva, lo que genera que las paredes del mismo se dilaten.

Pero su capacidad de expandirse tiene límites y llegará a un punto en el que se manifiesta una cierta presión en el vientre, sobre todo cuando se ha comido deprisa y se ha tragado más aire que en circunstancias normales. El estómago regula entonces su estado de tensión a través de unos sensores de presión localizados en sus paredes y a través de una red de nervios propios.

Con movimientos en forma de ola, empuja el contenido hacia el intestino delgado y lo impregna a la vez con el jugo gástrico. El aire y los gases que puedan contener alimentos, se acumulan en la parte superior del estómago, donde éste se une con el esófago.

En los bebés la burbuja de aire a veces no puede salir en un primer momento, pero cuando la presión sobre el esfínter alcanza un umbral crítico, bastará el mínimo movimiento, como por ejemplo, unos golpecitos en su espalda, para que el músculo se abra. La burbuja de aire escape hacia arriba y provoque unas vibraciones en el esófago y el paladar, logrando salir el sonido de eructo.

Para evitar los cólicos de gases, es importante provocar dichos eructos en los pequeños después de tomar su biberón o de ser amamantados para evitar que estos gases ocasionen un malestar posterior. También se les puede coger  en brazos para que el aire pueda escapar hacia arriba. Así pues, el eructar es un proceso absolutamente normal e incluso deseable al que hay que dar lugar a manifestarse, si bien discretamente.

| Más



Dejar un comentario