Las grietas en los pezones: prevención y cura

julio 6, 2011  


Es importante tener en cuenta la posición que se coloca al bebé en el momento de amamantar para evitar ciertos problemas. El pequeño deberá colocar su lengua por debajo de los senos, y su boca bien abierta con el pecho profundamente introducido. La lengua, a su vez, deberá estar colocada sobre la encía, inclusive sobre el labio superior.

Es recomendable además, que dentro de la boca, haya suficiente distancia entre el pezón y el labio inferior para poder colocar la lengua. De esta forma, quedará el pezón más cerca del labio superior que del inferior.

Si la boca sólo abarca la zona del pezón, es probable que varios inconvenientes se produzcan ya que al no poder extraer la leche con la lengua, el bebé se verá obligado a hacer un “vacío”. Para ello, también realizará una fuerza mayor que la necesaria y ese desajuste imperfecto de los labios producirá un sonido a chupeteo más ruidoso que, en una lactancia normal, no suele suceder.

La presión generará a la madre, dolor y por la tanto, grietas en los pezones. Una lactancia normal no debería doler, excepto una leve molestia los primeros días por la novedad del amamantamiento. El niño mal colocado, puede tardar más tiempo en terminar su mamada y como la madre lo retirará porque él continúa, se perderá a su vez la leche más rica y nutritiva que es la del final.

Por lo tanto, se pueden prevenir todos los inconvenientes colocando al pequeño en una buena posición, variando las posiciones y evitando el vacío cuando se retira del pecho.

Para tratar los pezones agrietados, se deberá higienizar bien la zona, ablandar las costras con agua tibia o con unas gotas de leche tibia antes de amamantar y colocar crema de caléndula posteriormente.

Tomar las precauciones  adecuadas evitará también que se obstruyan los conductos de las mamas. Es normal que aparezca un punto blanco o bultitos que causan malestar y dolor. Se recomienda para ello realizar una extracción de leche manualmente si es mayor la producción que la demanda del bebé.

| Más



Dejar un comentario