El consumo de té durante el embarazo

julio 24, 2011  


La ingesta de té durante el embarazo es recomendable reducirla o sustituirla por té de hierbas ya que su consumo frecuente puede derivar en problemas físicos graves. Muchas mujeres, bebedoras habituales de café, suelen creer que sustituyéndolo por el té, suprimirán las complicaciones que puede producir. Pero se ha demostrado que el té también causa afecciones en el organismo, evita la absorción de calcio y hierro, produce irritación gástrica e inclusive, su consumo excesivo, puede provocar un aborto.

En cantidades moderadas, puede optarse entre las hierbas inofensivas: el té de jengibre, por ejemplo, ayuda a combatir las náuseas durante los primeros meses. Se puede consumir en infusión o en cápsulas, incluso como refresco. La ingesta recomendada es de 1000mg. como máximo por día. Otras hierbas recomendadas son el tomillo, la menta y la cebada tostada.

Hierbas que no deben consumirse como tés ni remedios durante el embarazo y la lactancia: anís, muérdago, manzanilla, poléo, romeo, hinojo, salvia, ortiga, gatera, popotillo, flor de Jamaica, marrubio, hierba Luisa, raíz de regaliz, estafiate, ruda, verbena, perejil, té verde, té rojo. Las mismas, pueden estimular el útero y provocar inclusive un aborto.


Deberá evitarse también la ingesta de té de hojas de frambuesa, sólo podrá usarse durante las últimas 6 semanas de embarazo y con la aprobación del médico. Es utilizado generalmente como tónico uterino para ayudar al parto.

Hay otras hierbas como la valeriana, aspérula, la esculetaria, consuelda, que pueden dañar el hígado. También es aconsejable suprimir el consumo de mate ya que puede tener tanta cafeína como el café.

No hay que confundir el uso de hierbas como condimentos y el uso de éstos como té: las cantidades que se utilizan en las comidas son mucho más pequeñas y están permitidas. En cambio, en infusiones, el proceso de hervido genera que los químicos se concentren en los tés motivo por el cual, son más peligrosos.

Preparar la propia infusión:

Se puede añadir miel, canela o raspadura de corteza de limón al agua hervida, té negro o té verde descafeinado. No utilizar ninguna planta que desconozca sus efectos secundarios.

Existen en el mercado, tés específicos para embarazadas. Pero incluso éstos, deben ser controlados por el médico ya que muchos tés envasados incluyen hierbas que en realidad, no están clínicamente comprobadas y pueden producir complicaciones.

| Más



Dejar un comentario