Los derechos de los niños

julio 25, 2011  


Las primeras ideas de crear derechos para los niños comenzaron a circular en medios intelectuales a partir del siglo XIX, pero fue en el siglo siguiente, cuando efectivamente se establecieron declaraciones, tanto en forma literaria como en resoluciones pedagógicas y científicas, referidas a este tema.

En 1948, Las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos que incluían implícitamente, la de los niños, pero se reconsideró más tarde para darles un trato particular a partir de las necesidades específicas de los pequeños. La ONU, en 1959, aprobó una declaración que consistió en 10 principios básicos para la protección de la infancia.

Después de varios debates, en 1989 se firmó la Convención sobre los Derechos del Niño, que incluyó protocolos referidos a la venta, a la prostitución infantil y a la utilización de niños para la pornografía.

La Declaración de los Derechos del Niño junto a la Convención sobre los Derechos del Niño, consagraron los derechos bajo documentos, para ser aplicados dentro del ámbito internacional.

Más allá de las diferencias de la legislación y sistema jurídico de cada país, casi todos han consagrado medidas especiales para la protección de los niños bajo un régimen de derecho constitucional.

Los niños y las niñas tienen derecho a:

☼ La vida, la salud, la alimentación y la nutrición;

Tener un nombre y una nacionalidad;

La libertad de expresión, de conciencia y manifestación de ideas;

El juego y la diversión;

Crecer con una familia que les brinde afecto, amor y vivir en armonía;

La protección contra: el descuido, la discriminación, el trabajo infantil, la trata, el secuestro, toda forma de explotación y los conflictos armados;

Recibir la información adecuada, a disfrutar de la cultura y la paz mundial.

Cada uno de estos derechos infantiles son irrenunciables e inalienables; ninguna persona puede desconocerlos, negarlos o vulnerarlos bajo ninguna causa.

Los niños y los adolescentes deben ser protegidos desde antes de su nacimiento y posteriormente; en especial durante su crecimiento, con la finalidad de garantizarles un completo desarrollo físico, mental, social y espiritual, que les sirva, tanto para formar su carácter y su personalidad, como para ser futuras personas de bien.

| Más



Dejar un comentario