Cuestiones a tener en cuenta para elegir un campamento de niños

agosto 6, 2011  


Además de las escuelas de verano, donde los niños aprenden y se entretienen un rato en las vacaciones de verano, muchas familias deciden apuntar a sus hijos unos días a algún campamento de verano.

Para elegir el campamento más indicado para los niños, lo mejor será conversar con ellos para conocer cuáles son sus grupos y actividades más preferidos. Algunos pueden disfrutar más si participan en grupos reducidos; otros si tienen la posibilidad de interacturar con chicos de distintas edades.

Algunos pueden optar por las actividades físicas y otros por las actividades manuales. No todos los niños son iguales y muchas veces cambian sus gustos con los pasos de los años, por eso, es importante hablar con ellos para encontrar el campamento más adecuado a su personalidad.

Es probable que si ésta es la primera experiencia fuera de casa, los padres tengan miedo de enviarlos ya que no estarán allí para observarlos o cuidarlos de posibles accidentes que puedan ocurrirles. Pero no es motivo para cambiar de opinión; según los expertos, estas actividades son muy positivas, favorecen a la maduración de los pequeños, estimulan su autonomía y contribuyen al aprendizaje de convivencia con otras personas.

Es importante entonces, poder recibir la mayor información respecto al lugar donde se realiza el campamento, el estado de las instalaciones y si van acompañados de personal cualificado, con el fin de asegurarse que se enviará a los niños a un ambiente seguro, limpio y fiable.

A su vez, habrá que indagar respecto a las actividades y juegos que se realizarán, si ofrecen un programa diario y si cuentan también con personal médico, servicios sanitarios o un centro hospitalario cercano, en casos de accidentes.

Todo campamento de calidad debería poseer:

  • Instalaciones que reúnan los requisitos de salubridad.
  • Licencia de funcionamiento y permiso de instalación.
  • Seguros para los niños concernientes al traslado, alojamiento y excursiones.
  • Personal capacitado con formación educativa.
  • Oferta de actividades deportivas, lúdicas y educativas.
  • Programa de actividades referenciadas de años anteriores.
  • Certificado médico de cada niño, con sus datos personales, estado y aptitud física.
  • Botiquín de primeros auxilios.
  • Pautas de convivencia y filosofía de respeto.

Teniendo en cuenta estas sugerencias, los padres podrán quedarse tranquilos y satisfechos de haber elegido finalmente, un lugar donde los pequeños disfrutarán de las mejores actividades, contentos, seguros y bien cuidados.

| Más



Dejar un comentario