Técnicas para un parto natural sin dolor

agosto 10, 2011  


El dolor al parto es uno de los miedos principales que tiene casi toda embarazada. El mismo, se debe a las contracciones que ejercen los músculos uterinos y a la presión que ejerce el pequeño sobre el cuello del útero, la vejiga y los intestinos.

Los dolores frecuentes son de retorcijones y espasmos en la zona abdominal, inguinal y dorsal, acompañados de una sensación de cansancio. También se puede llegar a sentir dolor en los costados y en los muslos. Eso dependerá de cada mujer, no todos los casos son iguales. Algunas pueden experimentar como espasmos menstruales, otras una fuerte presión. Los dolores suelen ser más intensos en las mujeres primerizas.

Para prepararse mejor para el momento del parto, se pueden iniciar ciertas prácticas específicas, inclusive antes de quedar embarazada. Por ejemplo, realizar ejercicio físico de forma regular puede ayudar a fortalecer la musculatura e incrementar la resistencia. Es conveniente solicitar al especialista un programa de ejercicios adecuado y seguro, quien organizará en base a la historia clínica y al estado de salud personal.

Otra opción es asistir a clases de preparación de parto, donde diferentes técnicas se imparten para poder superar de una mejor manera este momento. Existen en la actualidad dos filosofías que han sido muy difundidas en los Estados Unidos, con resultados efectivos:

- La técnica Lamaze: se basa en la creencia que el parto es un proceso natural, normal y saludable, que la mujer debe afrontar con confianza. En ellas se enseña distintas formas de disminuir la percepción del dolor a partir de técnicas de respiración y relajación, acompañados de masajes del acompañante. Su enfoque es neutral en referencia al uso de medicación  para aliviar el dolor, motivando a la mujer a que piense y decida qué es lo mejor para ella.

- El método Bradley: su eje es el parto asistido por la ayuda del padre y su objetivo es evitar una medicación excepto en casos muy necesarios. Este método se basa en la alimentación sana y equilibrada, la insistencia en realizar actividad física durante el embarazo y el aprendizaje de técnicas de respiración y relajación.

Muchas son las técnicas para controlar los dolores, es importante estar a gusto con aquellas que se elijan y que, a su vez, produzcan gratificación. El yoga, la meditación, los masajes, los cambios de posturas, darse una ducha o mantener la menta concentrada en otra cosa, pueden servir también para llegar bien preparada al momento del alumbramiento.

| Más



Dejar un comentario