Ser padres después de los 40

agosto 13, 2011  


El nuevo milenio trae como tendencia una nueva modalidad de familias compuestas por padres mayores de 40 que deciden tener su primer hijo a partir de dicha edad. Inclusive muchos eligen ser padres pasados los 50, más allá de las críticas sociales que puedan recibir o ciertas consecuencias que puedan implicar.

Si bien la brecha generacional puede generar algunas dificultades entre padres e hijos, éstas se verán compensadas con la tranquilidad, paciencia y cariño que un padre mayor puede brindar a su pequeño, así como una mayor información, facilitándole al pequeño algunas ventajas en su formación.

La desventaja quizás más preocupante para decidir ser un padre mayor, podría deberse a los riesgos que puede tener el niño a sufrir ciertas enfermedades como síndrome de down, problemas mentales, autismo, etc; éstas afectan al 1% de la población mundial y se sabe que los factores determinantes son los genes.

Aunque la creencia popular considera que la mujer es la responsable de enfermedades o males genéticos de su bebé por su condición de gestora, la realidad es que se ha demostrado que la salud del pequeño también depende del padre y, el factor influyente, es su edad.

Es una realidad que los riesgos de padecimiento de enfermedades se incrementan, en algunos casos, inclusive hasta se duplica en progenitores de ente 45 y 49 años. Por ello es muy importante recurrir a un especialista que pueda predeterminar cuáles son los riesgos reales en cada caso, y si se pueden resolver antes de tomar una decisión.

Superados los riesgos físicos, podrían considerarse muchos puntos a favor de traer un niño con padres de edades mayores. Por ejemplo, la madurez de esos padres les permite asumir responsabilidades con mayor experiencia y decisión que las parejas muy jóvenes.

A su vez, es probable que dicha decisión haya sido cuidadosamente meditada, evaluando si la pareja es estable y firme, o si existen inconvenientes económicos que dificulten el bienestar del niño.

Además del fuerte sentimiento de seguridad que reciban los niños también recibirán más atención: se ha observado que los padres maduros están más atentos a las necesidades de los niños que aquellos que son más jóvenes.

El hecho de ser padres en edad madura ayuda a la seguridad en sí mismos y por ello pueden transmitirle mayor confianza a su hijo; también los proyectos laborales o profesionales seguramente estén ya encaminados, motivo por el cual, no sentirán que son postergados por la llegada de un bebé al hogar.

| Más



Comentarios

2 Respuestas a “Ser padres después de los 40”

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. [...] descubrir a tiempo alguna alteración vinculada a este asunto. En especial, se recomienda a mujeres mayores de 40 años, estar más atentas y realizarse los controles [...]

  2. [...] descubrir a tiempo alguna alteración vinculada a este asunto. En especial, se recomienda a mujeres mayores de 40 años, estar más atentas y realizarse los controles [...]



Dejar un comentario