Cómo elegir un centro de reproducción asistida

agosto 27, 2011  


Para elegir el lugar donde realizar un tratamiento de fertilidad, lo más apropiado será recurrir al ginecólogo de cabecera para que sea él quien se encargue de recomendar o sugerir, de acuerdo a las características de la pareja, la unidad de reproducción asistida más conveniente en cada caso, ya sea de caracter público o privado.

Existen además, entidades especializadas que pueden brindar asesoramiento tales como la Asociación con Problemas de Infertilidad (FREYA), la Asociación de Ayuda a la Fertilidad (GENERA) y otras asociaciones como CERES y ASPROIN.

En referencia al apoyo social por parte del Estado, en la actualidad, la Seguridad Social española debería cubrir todo el tratamiento por ley. De todas formas, la lista de espera es muy extensa y existen importantes limitaciones en las unidades de reproducción que generan que muchas parejas opten finalmente por concurrir a distintas clinicas de fertilización privadas. El límite de edad para realizarlo en sanidad pública es de 40 años, razón que obliga también a los interesados, a tener que pagar la totalidad del tratamiento.

Si la pareja elige realizar el tratamiento en un centro privado, existen algunas comunidades como Navarra o el País Vasco, donde la Seguridad Social  brinda ayuda económica inclusive siendo de caracter privado. El mismo centro de reproducción puede aportar dichos datos para mayor información e inscripción.

En referencia al porcentaje de éxito de los tratamientos de fertilidad, los mismos oscilan en un 30% en el primer intento. La posibilidad de concebir y dar a luz dependerá de todas formas, de las características de cada pareja.

Las pruebas previas al tratamiento consistirán en un análisis de sangre y un chequeo completo de la pareja; la mujer deberá realizarse una ecografía vaginal y algunas pruebas para observar el funcionamiento del ovario y la integridad anatómica del aparato reproductor. El hombre deberá realizarse un espermiograma para medir la concentración, la movilidad y la morfología de los espermatozoides.

| Más



Dejar un comentario