Natación terapéutica: una buena alternativa para los niños

septiembre 6, 2011  


La natación terapéutica surge como respuesta a diferentes necesidades de niños y adultos, tales como problemas en la columna vertical, trastornos posturales, reinserción a la vida cotidiana después de una cirugía traumatológica, discapacidades de origen peri natal o post natal, entre otros.

Algunos natatorios ofrecen bajo supervisión profesional, tratamientos terapéuticos para pequeños con discapacidades permanentes (ej.: parálisis cerebral, mielomeningocele, trastornos de la conducta, etc) y discapacidades transitorias como puede ser la recuperación por haber sufrido algún accidente.

Muchos niños con capacidades múltiples pueden demostrar en el agua otras capacidades que no son consideradas en lo cotidiano. El trabajo interdisciplinario entre el médico, el traumatólogo, el ortopedista y el kinesiólogo es muy importante para aportar datos de las actividades que el pequeño realiza en el consultorio para poder tener un punto de partida y determinar los ejercicios más convenientes a practicar en el agua.

Ejemplo de un plan de natación terapéutica dividido en 3 partes:

  1. El niño se familiariza con el medio acuático a través de juegos y actividades donde se evaluará las distintas posibilidades de movimientos.

  2. - Estimulación y desarrollo: en esta etapa se trabajará con el niño para estimular los sistemas cardiovascular, respiratorio y muscular, intentando mejorar tanto la flexibilidad, la movilidad y la elongación como la resistencia aeróbica, la fuerza y el equilibrio.

    - Desarrollo de la autoestima: a partir del descubrimiento y desarrollo de nuevas capacidades, el niño aprende a tener poder sobre sí mismo, incrementando a la vez, su propia valoración personal.

  3. La última etapa estará compuesta por la práctica de estilos de nado adaptada a las distintas posibilidades del pequeño. El objetivo final será insertarlo al medio deportivo y facilitarle el aprendizaje y diversión dentro del mismo.

Este tipo de terapia ha crecido los últimos años y ha demostrado brindar muy buenos resultados, tanto en el terreno físico, como mental y emocional. Permite a los niños disfrutar de la actividad a la vez que recupera y desarrolla capacidades propias y nuevas.

| Más



Comentarios

Una Respuesta a “Natación terapéutica: una buena alternativa para los niños”

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. [...] actividad debe tomarse como tratamiento complementario a los ya adoptados por indicación médica y se debe tener constancia para lograr óptimos [...]



Dejar un comentario