Formas de recuperar el cuerpo después de la maternidad: la abdominoplastia

septiembre 28, 2011  


Muchas mujeres, después de experimentar la maternidad notan que tanto la textura de la piel como su elasticidad abdominal no es la misma. Ello se debe a que todo embarazo implica la formación de una piel extra y que después del parto, se afloja, dejando como posibles consecuencias un abdomen abultado y nuevas estrías.

En la actualidad, gracias a los avances científicos y tecnológicos, muchas madres deciden realizarse una abdominoplastia con el fin de mejorar el aspecto de su abdomen. Esta técnica es recomendada tanto para aquellas mamás que han tenido un estiramiento de los músculos en el abdomen como para aquellas que han bajado mucho de peso.

La cirugía plástica de abdominoplastia elimina el sobrante de piel y de grasa, y a su vez, refuerza los músculos debilitados. La operación suele durar entre 2 y 4 horas, se realiza con anestesia total y tiene un postoperatorio de 2 o 3 días en la clínica. La intervención consiste en una incisión horizontal en la zona púbica y una más pequeña en el obligo. Después se separa la piel de la pared abdominal, removiendo el exceso de grasa y de piel y también reforzando los músculos débiles.

Dicha intervención deja una pequeña cicatriz pero que se disimulará con la ropa interior. Se coloca una venda al finalizar la cirugía que después se reemplazará por un faja. En unas semanas los puntos se caerán y el abdomen comenzará a deshincharse lentamente. El resultado final será un abdomen más firme y plano, aunque puede demorar varios meses hasta lograr la recuperación total.

Es importante recordar que esta intervención se recomienda a aquellas mujeres que no piensan volver a embarazarse. Si esto ocurriera, no existen en realidad contraindicaciones, pero la deformidad volverá a ocurrir. La abdominoplastia también es sugerida para personas que han sufrido de obesidad pero que al recuperar su peso normal, han quedado con una piel que cuelga en la zona abdominal.  Pueden realizarla también hombres.

Los riesgos existen, como en cualquier otra cirugía, pero son poco frecuentes; más bien se han detectado algunas consecuencias como pérdida de sensibilidad, mala cicatrización, pequeñas irregularidades o infecciones, todas ellas de pronta recuperación.

 

| Más



Dejar un comentario