Todo lo que hay que saber sobre la ortodoncia (II)

octubre 12, 2011  


En la actualidad se puede recurrir a distintos tipos de ortodoncia; aunque la más utilizada es la aparatología fija. Ella está compuesta básicamente por dos elementos principales: el bracket y los alambres. Otras denominaciones como frenillos o frenos se utilizan también para llamar a estos instrumentos terapéuticos destinados a corregir las imperfecciones de la posición dentaria.

La parte del aparato fijo que va pegada al diente es el bracket, y puede ser metálico o cerámico, siendo el último el más elegido por motivos estéticos ya que es similar al color del diente. Los brackets están unidos por una especie de alambres muy finitos que es lo que observamos a primera vista.

El bracket sería la parte pasiva ya que sobre él se apoyan estos alambres que ejercen la fuerza necesaria sobre la dentadura para lograr la correción. Posee una potencia muy sofisticada que permite cambiar las posiciones dentales como también modificar la mandíbula y las dimensiones del maxilar superior hasta cierto punto.

De acuerdo al tratamiento indicado, los brackets requieren de un control muy meticuloso, mediante el colocado de bandas y brackets cementados sobre cada una de las piezas dentarias como también la colocación de los arcos para lograr el movimiento necesario.

En algunos casos, el ortodoncista deberá colocar elásticos intermaxilares para lograr la presión necesaria sobre los dientes y maxilares, teniendo que respetar la cantidad de horas que  se indique para evitar alargar el tratamiento o no llegar a obtener los resultados esperados.

Los brackets metálicos son los más utilizados y conocidos por la mayoría de las personas y se colocan en la cara externa o sea, la parte visible del diente. Los brackets estéticos, son más novedosos ya que su color es similar a la de los dientes: la única diferencia radica en el color ya que su colocación y su función, son exactamente iguales. Su costo es mayor que los metálicos.

En algunos casos, puede que el especialista recomiende una ortodoncia removible, la cual consiste en aparatos de acrílico que se apoyan en los molares a través de unos ganchitos metálicos pero que el pequeño podrá quitarse para limpiar. Es recomendable que también se cumpla el tiempo de uso de los mismos y que los niños no se acostumbren a “dejarlos guardados”, para evitar prolongar el tiempo del tratamiento.

| Más



Dejar un comentario