Los niños y la cefalea: la mejor forma de abordarlo

octubre 20, 2011  


Los niños pequeños a veces también sufren cefaleas, suele ser una consulta muy frecuente en los consultorios pediátricos. El dolor de cabeza suele aparecer acompañado de cuadros febriles, congestión nasal o mucosidad y pueden presentarse después de esfuerzos prolongados como la preparación de un examen escolar.

En la mayoría de los casos, el especialista indicará una solución rápida y simple. Pero algunas veces estos dolores persisten o se repiten con frecuencia. Entonces será el médico neurólogo el encargado de asignar el tratamiento adecuado a la vez que el niño tendrá que adoptar nuevos hábitos diarios.

Existen tres patrones evolutivos básicos: 1) Cefaleas tensionales: el dolor es contínuo pero permite continuar con las tareas diarias. Se acentúa por la tarde; 2) Hipertensión endocraniana: el dolor presenta una intensidad creciente y puede estar asociado al hábito de sueño, a vomitos o cambios de carácter; 3) Jaqueca: el dolor es por temporadas intenso, el niño muestra molestia por la luz y los ruidos, puede estar acompañado de vómitos y mejora con el sueño pero continúa asintomático por largo tiempo.

 

Es necesario entender las distintas terminologías para no caer en errores: la cefalea es la forma de referirse al dolor de cabeza, en cambio jaqueca o migraña, es la denominación de una enfermedad en la que la característica principal es el dolor de cabeza, pero esta acompañada además por otros síntomas.

Algunas veces se cree que los dolores pueden estar producidos por la vista. La realidad es que el esfuerzo prolongado de la visión puede generar una actividad exagerada sobre los músculos que abren y cierran las pupilas y por lo tanto, una contractura en los músculos pericraneanos.

Si aparece una cefalea aguda acompañada de fiebre y vómitos, la pronta atención médica ayudará a detectar  posibles meningitis, encefalitis u otras patologías. En el caso de las cefaleas tensionales, los analgésicos disminuirán provisionalmente los síntomas pero lo más importante será eliminar los factores que las desencadenan.

Para ello, regular los horarios de sueño y estudio, como realizar actividades deportivas, evitar la televisión o la computadora por períodos largos, y realizar descansos entre actividades, será lo más apropiado para revertir estos síntomas.

| Más



Dejar un comentario