Trastornos en los genitales de niñas y niños ( Parte l )

diciembre 31, 2011  


Tanto los niños como las niñas pueden sufrir desde muy pequeños algunos trastornos, tanto en el interior como en el  exterior de sus órganos genitales. He aquí algunos de los casos más frecuentes y las sugerencias para abordarlos de la mejor forma posible.

Labios menores fusionados

Algunas veces, los labios menores en los genitales de las niñas se funden entre sí, dejando un agujero muy pequeño por el que salen las secreciones vaginales y la orina. En general, se produce por la escasa producción de estrógenos, hormonas encargadas del desarrollo sexual femenino.

Este tipo de problema, sólo requerirá de una meticulosa higiene y el uso de una crema hormonal indicada por el pediatra; intentar mediante manipulaciones forzadas, corregir la aparente malformación puede resultar muy peligroso e inútil. Los labios de todas maneras, lograrán separarse después de los primeros años.


Vulvitis

Se refiere a la inflamación de la parte externa de los genitales femeninos, muy vulnerable a sufrir de ataques de gérmenes y bacterias. Suele provocar escozor, prurito, que se ve acentuado durante la micción, aumentando las secreciones vaginales.

Para tratar la vulvitis en las pequeñas, se deberá lavar la zona afectada con agua y una solución antiséptica. No se aconseja el uso de espumas de baño u otros jabones. En caso de continuar los síntomas, habrá que asegurarse que no estemos en presencia de oxiuros (gusanos blancos) que se desarrollan alrededor del ano y que favorecen a dicha infección.

Fimosis

Define a la situación en que el niño presenta el prepucio ( piel que recubre el extremo del pene) con una abertura muy estrecha, evitando que el glande se descubra por completo. Por lo general, en el transcurso de los meses, esta abertura se ensancha y la piel se separa del glande.

Durante los primeros meses de vida del pequeño, esta adherencia en el prepucio es normal y no requiere de tratamiento. Lavar siempre los genitales con un detergente apropiado. No deberá intentarse despegar el prepucio echándolo para atrás ya que es contraproducente, doloroso y puede causar una parafimosis.

Solamente en aquellos casos donde el prepucio es más pequeño de lo que debería ser, habrá que consultar con el pediatra si es necesario recurrir a una intervención quirúrgica de circuncisión.

| Más



Comentarios

Una Respuesta a “Trastornos en los genitales de niñas y niños ( Parte l )”

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. [...] Trastornos en los genitales de niñas y niños ( Parte l ) [...]



Dejar un comentario