La violencia de género

enero 19, 2012  


Las estadísticas revelan que alrededor de un 40% de mujeres que viven en pareja, padecen algún tipo de maltrato físico o psíquico por parte del hombre. La violencia de género comprende cuatro modalidades:  la agresión física, con resultado de muerte en muchos casos, la violencia sexual, la psicológica y la económica.

La violencia hacia la mujer ha existido y existe en todas las escalas sociales y culturas. Su causa está  directamente asociada a la relación asimétrica de poder entre el hombre y la mujer, lo cual determina la posición de subordinación y vulnerabilidad de las mujeres, más allá de su situación socioeconómica.

La violencia de género es un problema de salud pública debido al gran impacto negativo que ejerce sobre la salud, la morbilidad y la mortalidad de las mujeres y niñas. Según declaraciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud)  constituye un atentado contra el derecho a la vida, a la dignidad, a la libertad, y a la integridad física y psíquica de la víctima ya que esta situación crea un obstáculo para el desarrollo de una sociedad democrática.

Las mujeres en la actualidad, continúan ocupando altos porcentajes de pobreza, bajos salarios y precariedad laboral, ubicándolas en un plano inferior al hombre en el aspecto económico, religioso y político. Los puestos de responsabilidad en la vida pública, si bien ha crecido el número de mujeres que participan, sigue siendo minoritario. En el ámbito privado, el trabajo de la mujer en su hogar es infravalorado.

A su vez, Las Naciones Unidas consideran que las consecuencias que acarrean este tipo de violencia son un obstáculo para el desarrollo sobre las economías de los países. La violencia contra las mujeres afecta a  su seguridad, su bienestar, su desarrollo personal y sus posibilidades de educación.

Toda mujer que sufre de violencia debería buscar ayuda psicológica y realizar la denuncia al ente correspondiente. Por otro lado, tanto familiares como amigos tendrían que involucrarse para colaborar y apoyar a la víctima. Continuar permitiendo el abuso a la propia integridad, es continuar viviendo en una sociedad injusta.

| Más



Dejar un comentario