El alcoholismo en la familia (I)

enero 21, 2012  


El alcoholismo es un flagelo a nivel mundial que, desde todos los tiempos, ha sido un desencadenante de grandes conflictos en toda estructura familiar. Lamentablemente, las principales víctimas siempre terminan siendo los niños, quienes se encuentran en una situación de vulnerabilidad frente al adulto que padece de esta adicción.

La estructura familiar muchas veces se torna desdibujada, cambiando los roles de sus integrantes; alterando las responsabilidades y las tareas de cada uno. La persona que padece alcoholismo, tanto hombre como mujer, puede dejar de realizar las tareas de crianza y educación hacia sus hijos debido a que su problema lo excede por completo. Entonces la pareja debe sustituir muchas veces ese lugar, ocasionando presiones y distorsiones en las figuras de la madre y/o del padre.

El miedo y la incertidumbre se apodera en toda la familia ante la presencia del alcohólico ya sea por su ausencia, su caracter, o la inseguridad que puede generar no saber cómo se comportará en determinadas situaciones. El alcohólico o la alcohólica tienen generalmente inconvenientes para comunicarse y expresar sus emociones de una manera clara y tranquila, lo cual los lleva a encerrarse en sí mismos y perpetuar el consumo de alcohol.

Los problemas maritales y la violencia doméstica en Europa y en todo el mundo arrojan datos alarmantes: un 50% de matrimonios se separan por problemas de alcoholismo en Gran Bretaña; el 30% de la violencia de género proviene de una pareja alcohólica en Holanda; un 15% de los casos de violencia doméstica en Portugal se estima que es producto de la presencia del alcohol en alguno de los cónyuges.

La vida frente a estos casos se vuelve angustiante y desagradable; cuanto más grave es el problema, mayor es la dificultad para actuar con coherencia y poder superarlo. El alcoholismo también se asocia con el abuso a menores, incluyendo el incesto y/o violaciones. La conducta destructiva lleva a desestabilizar a toda la familia, tanto física como emocionalmente.

Frente a un caso de alcoholismo, lo recomendable es acudir a la ayuda de profesionales altamente capacitados en la problemática para poder informarse mejor y comenzar a actuar cuanto antes. El tratamiento y el apoyo de la familia para el alcohólico son fundamentales, al igual que la contención que requieren tanto los hijos como la pareja.

| Más



Dejar un comentario