Las paperas en bebés y niños (Primera parte)

marzo 29, 2012  


La parotiditis o comúnmente llamada “paperas” en los niños es una infección viral aguda que se caracteriza por la hinchazón de las glándulas salivales y que puede también comprometer a otros órganos. Su incidencia aumenta cuando comienza la primavera; generalmente se observa en niños en edad escolar.

Síntomas y posibilidad de contagio

Los síntomas frecuentes son: fiebre no muy alta, hinchazón y dolor de la glándula parótida. Pueden también aparecer algunos síntomas digestivos como dolor abdominal, vómitos y encefalitis. La tumefacción alcanza el pico máximo entre el 2º y el 3º día y desaparece al cabo de una semana.

Todo niño o bebé que padece de parotiditis deberá mantenerse aislado durante 9 días desde el inicio de los síntomas, debido a que la forma de transmisión es a través de la tos y los estornudos. El período de contagio incluye entre 1 y 2 días previos a la aparición de la parotiditis hasta un período entre 4 y 9 días siguientes a la aparición.

Si existe una mujer en la familia que está embarazada, deberá mantenerse alejada hasta 25 días posteriores desde el inicio de la enfermedad del pequeño. Para prevenir el contagio en el hogar, habrá que evitar compartir utensilios y elementos personales, al menos durante 10 días.

Cómo prevenirla

La mejor forma de prevenir las paperas es administrando la vacuna pertinente; generalmente los niños la reciben entre los 12 y 15 meses de edad, como parte del programa de vacunación bajo el nombre de tríple vírica (la misma sirve para prevenir parotiditis, rubéola y sarampión) o también puede suministrarse sola.

En algunos casos especiales, será recomendable reforzar la prevención: por ejemplo, un viaje de estudios después de finalizar los estudios de secundaria ( para aquellos jóvenes que no han sido vacunados previamente) o si se declara un brote de paperas, es factible que el pediatra aconseje dosis adicionales para niños de entre 1 y 4 años. Será el médico quien indique la suministración del refuerzo (no por decisión de los padres).

| Más



Comentarios

Una Respuesta a “Las paperas en bebés y niños (Primera parte)”

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. [...] Las paperas en bebés y niños (Primera parte) [...]



Dejar un comentario