Técnicas para que el niño pase con éxito de la cuna a la cama

mayo 14, 2012  


A partir de los 2 o 3 años, observaremos que los pequeños comienzan a saltar y a trepar por los barrotes de la cuna poniendo en evidencia su necesidad de independencia. Cuando el niño logra salir de la cuna sin dificultad significa que llegó el momento de realizar el traspaso de la cuna a la cama.

Es un momento importante para nuestro hijo ya que significa dejar de ser bebé para iniciar una primera etapa de la infancia en la cual, el niño puede ocupar un espacio similar al de “los grandes”. Algunos pequeños lo viven con entusiasmo, pero otros sufren y rechazan este proceso. Por este motivo es importante el rol activo de los padres para contener y motivar a los pequeños en esta nueva etapa.

La forma de lograr este nuevo paso requiere de un elemento clave: la comunicación. Conversar con los niños sobre este cambio, permitiéndoles que expresen sus ansiedades y miedos es la mejor forma de conseguir que este pasaje resulte más armónico para toda la familia.

Muchas veces el traspaso se realiza ante la llegada del segundo hijo al advertir la necesidad de la cuna. Frente a esta situación, los niños pueden llegar a sentir una pérdida de territorio y convertir este momento, en un proceso más traumático y difícil. Es por ello que habrá que evitar los cambios bruscos y contar con un tiempo de preparación.

Recomendaciones:

  •  Inculcar el nuevo hábito: festejar en familia este acontecimiento ya que significa que el niño está dando un paso para convertirse en mayor.
  • Animar al pequeño a que duerma algunas siestas ayudará al proceso de adaptación.
  • Mantener los mismos hábitos que preceden al sueño, ya sea la lectura de un cuento, el sonido de una música, etc.
  • Llevar los objetos que el niño tenía en su cuna al nuevo espacio.
  • Elegir un motivo de sábana y acolchado divertidos, remodelar el cuarto, innovar la decoración, son elementos que pueden resultar más atractivos para el niño.
  • Medidas de seguridad: colocar un colchón al lado de la cama para amortiguar posibles caídas. Elegir  una cama baja, optando preferentemente por aquella que tenga cabecera.
| Más



Dejar un comentario