Gastroenteritis en bebés y niños: causas y tratamiento

agosto 28, 2012  


Tanto los adultos como lo niños pueden ser propensos a padecer de gastroenteritis. Para que esta enfermedad se produzca, deben conjugarse dos factores: la inflamación de la mucosa del estómago (gastritis) y la inflamación de la mucosa de los intestinos (enteritis), provocando la irritación del conjunto del tracto digestivo.

Los primeros síntomas que se manifiestan están compuestos por náuseas y pérdida del apetito, seguidas de diarrea. Posteriormente aparecerán diarreas acuosas, fiebre, dolor de estómago y una sensación de fuerte debilidad corporal.  Al cabo de 2 o 3 días  estos síntomas suelen desaparecer.

La causa de esta enfermedad es debida a una infección vírica, siendo fácil de transmitirse entre individuos a través del contacto personal. Los alimentos y las bebidas contaminadas por microbios pueden ser generadores de una gastroenteritis, como también los alimentos que producen alergias (huevos, mariscos, carne de cerdo, etc.).

Otra causa probable de producir una gastroenteritis puede ser la alteración en el tracto digestivo de la flora bacteriana. A su vez, los antibióticos (debido a que actúan sobre la población bacteriana del intestino), pueden provocar un efecto similar y alterar su natural equilibro.

Tratamiento para niños que padecen de gastroenteritis

  • El pediatra indicará si es necesario el uso de medicamentos: aquella gastroenteritis producida por un virus, generalmente no necesita del suministro de antibióticos.
  • El pequeño deberá guardar reposo en su hogar y tendrá que beber bastante líquido durante todo el día para evitar la deshidratación.
  • El niño no deberá ingerir alimentos durante las primeras 24 horas: sólo podrá beber zumo de zanahoria, té o agua, en una cantidad de 2 litros mínimo. Cualquier bebida que consuma deberá ser sin contenido de azúcar ya que puede prolongarle la diarrea.
  • Alimentos recomendados: pechuga de pollo, arroz blanco y manzana, entre otras, son las mejores opciones para la dieta del niño durante dicho tratamiento.
  • Evitar el consumo de leche y derivados (incluyendo el yogurt), excepto en el caso de que el niño afectado se encuentre en la etapa de lactancia, entonces tendrá que tomar la leche más diluida, con agua de arroz o zanahoria.
| Más



Dejar un comentario