Qué hacer si mi niño tiene comezón en la piel

junio 6, 2013  


El comezón es una sensación imperiosa que obliga a rascarse, causando rasguños o verdaderas llagas, pudiendo resultar muy dolorosa para los niños. Ello es debido a que la señal nerviosa de la comezón o picazón pasa por las fibras nerviosas y llega a la misma zona del cerebro que el dolor (el límite entre prurito y dolor no está bien definido).

Además, es una sensación difícil de dominar, como el deseo de orinar. La parte rascada muchas veces queda en carne viva y las terminaciones nerviosas al desnudo, lo cual lo vuelve hipersensible a todo contacto, al calor y hasta el frío.

Tratamiento casero

Existen algunos trucos para ayudar a que los niños no se rasquen cuando el impulso no es imperioso:

  • Presionar con mucha fuerza, durante varios minutos, la región donde el pequeño tiene comezón.
  • Rociar con un poco de agua termal; dejarla secar (la evaporación en sí misma es calmante), luego aplicar una solución antiséptica y anestésica si las lesiones rezuman, es decir, si eliminan secreciones, o una crema  grasa si la herida está muy seca.
  • Cuando el prurito se extiende a todo el cuerpo, un baño breve y no muy caliente puede aliviar momentáneamente el prurito y permitir el sueño. Poner en el agua almidón (de maíz, trigo o avena) si la piel está seca, o permanganato de potasio diluido (1 gr. por cada 10 litros de agua) si el aspecto general es rezumante (la ropa se pega al cuerpo).
  • Cuando la piel no está lastimada ni rasguñada (urticaria y picaduras de insectos), utilizar vinagre puro o diluido, que tiene un efecto calmante. También se puede emplear, sin correr riesgos, alguna loción antipruriginosa (contra la comezón) o algún gel homeopático.
De todas formas, si el prurito continúa y no se observan mejorías en pocos días, consultar de inmediato al médico o al servicio de guardia.
| Más



Dejar un comentario